miércoles, 27 de diciembre de 2017

«"Al Señor del Prendimiento" continúa la escala de crecimiento tanto de la cuadrilla como de la banda como de la hermandad»

Manuel Rodríguez Lirio es uno de los responsables de que el patrimonio musical almeriense se engrandezca el año que viene con la marcha que Cristóbal López Gándara está componiendo para el Señor del Prendimiento.

¿Cómo surge la idea?
La marcha nace el Miércoles Santo, hablando con Juan Luis López Hernández, el director de la Pasión de Linares y hermano del Prendimiento, después de la procesión. Y ya el Lunes de Pascua, en el traslado de las imágenes desde la capilla hasta la Catedral, fue cuando lo hablamos con el capataz y con más miembros de la cuadrilla.

¿Por qué Cristóbal López Gándara?
Juan Luis nos sugirió que le llamáramos porque ya le había compuesto algunas marchas este año pasado a la banda. Había compuesto Volver a la vida y a raíz de eso, en junio empezó a componer hasta ahora, que se está montando, esperando ya el estreno.

Hace unos días un grupo de hermanos os desplazasteis hasta Linares para asistir a un ensayo de la banda en el que se interpretó la marcha. Tras esa primera audición, ¿cómo esperas que sea acogida por Almería?
Con mucha ilusión. Date cuenta de que es que es un paso más, tanto para la música del Prendimiento como para la música de Almería. Tenemos Jesús del Prendimiento, la marcha que le dedicó en 2001 José Manuel Mena Hervás y que es un clásico de las agrupaciones musicales y tenemos, también, Llegó tu hora, de Fran Ortiz en 2015, que se ha convertido prácticamente en un clásico de la Pasión de Linares. Donde va la banda, sea el día de la Semana Santa que sea (en Córdoba, en Granada, en Andújar, en Linares…) ¡la tocan! En el concierto del aniversario también la tocaron y eso que el programa incluía sólo más destacado de la banda. Y, como digo, tocaron Llegó tu hora. Son marchas que van de un estilo clásico a un estilo más moderno y la que ha compuesto ahora López Gándara es un paso más. Un paso más en musicalidad y en ritmo. Yo creo que a la gente que nos gustan las marchas modernas, de estilos nuevos, como La fe (Francisco Ortiz), Caridad (Manuel Alejandro González Cruz), La esperanza (Francisco Ortiz), Soberana (Francisco Javier Torres Simón) o Ante Anás el hijo de Dios, que también es de Cristóbal López Gándara, les va a gustar. Va de ese estilo. Es un paso más, una evolución. Al igual que han evolucionado las cuadrillas de Almería, en este caso la del Prendimiento, ha evolucionado su banda y la hermandad en general así que yo creo que Al Señor del Prendimiento continúa esa escala de crecimiento del patrimonio musical del Prendimiento.

¿Ha recibido alguna indicación el autor?
Nosotros confiamos y delegamos todo ese tipo de cosas en Juan Luis López. Es una persona que lleva en la banda toda la vida y es hermano del Prendimiento. Es la persona que más sabe de música y que mejor nos conoce como para saber qué estilo nos gusta. Así se lo dijimos: tenía total autoridad para que la hiciera del estilo que él viera conveniente.

En el proceso creativo -no podemos entrar en la cabeza de López Gándara-, no sabemos en lo que se habrá inspirado para escribir Al Señor del Prendimiento, pero ¿la hermandad le ha mandado fotos o vídeos? ¿Conoce la hermandad?
Claro que la conoce, el año pasado hizo una marcha para la Merced. Conoce perfectamente la hermandad, conoce la banda, todos los días que toca y dónde y conoce la cuadrilla. Sabe perfectamente de qué pie cojeamos, por así decirlo (risas). Respecto al proceso creativo ha habido una cosa muy destacable y es que Gándara utiliza los momentos de la Pasión para hacer la marcha. Por ejemplo, conforme va pasando la marcha, debajo de los pentagramas va poniendo escenas de la Pasión y del Prendimiento. Momento de la Oración en el huerto, los apóstoles se despiertan, Jesús les reprocha que no estén rezando, etc. Tú escuchas la marcha con los papeles delante y vas viendo cómo la intensidad de la marcha o la dulzura, es representativa de cada uno de los momentos. Por ejemplo, el momento del solo es ‘un ángel le consuela’, un momento en el que, al Señor, le salpican las dudas. La marcha está muy trabajada; yo espero que a la gente le guste en Almería.

¿Y a la cuadrilla? ¿Cómo crees que va a ser recibida por la cuadrilla?
A ver, la cuadrilla somos casi 100 personas; hay de todo: está el que le gusta, como te digo, el repertorio de la ida y está el que le gusta más el de vuelta. Lo que está claro es que a la cuadrilla le gusta la Pasión. La cuadrilla está al 100% con la Pasión de Linares y con la Pasión de Linares se sabe el tipo de marchas que llevan. Igual que gustó en su día Misericordia, Volver a la vida, El sumo sacerdote, Negaciones de San Pedro o, hace ya más años, Sangre en tus clavos… Son marchas que han marcado un estilo, el de la Pasión de Linares. Entonces la gente de la cuadrilla sabe qué es la Pasión, cómo compone la Pasión y quién es Juan Luis y quién es Cristóbal. Cuando nosotros encargamos la marcha a Cristóbal, la cuadrilla sabe perfectamente qué tipo de marchas compone y lo que va a hacer más o menos. Entonces, sabiendo eso, la cuadrilla se espera más o menos lo que va a ser. Es más, después de escucharla en el ensayo yo creo que se esperan menos de lo que realmente es porque la marcha es muy buena y tiene muchos detalles y muchos matices que van a gustar mucho, cosas que van a sorprender.

¿Se perfila algún sitio en el que la cuadrilla le gustaría que sonase la marcha?
Te puedo decir dónde me gustaría a mí que fuese, igual que cualquiera te podría decir el sitio donde le gustaría, pero al final la última palabra la tiene David Marín como capataz del paso de misterio, que es el que designa el que hace el repertorio y el que lo perfila de últimas. Y la Pasión. Nosotros hacemos el repertorio en contacto con ellos, teniendo en cuenta también sus directrices, porque detrás del paso del Prendimiento van cien músicos que son personas a las que no podemos pedirle desde que salimos hasta que entramos Atado a la columna, Reo de muerte y demás. Hay también que dosificar a la banda. Así que ¿dónde va a ir? Pues eso, todavía, la verdad es que ni lo sabemos.

Vamos, que no sueltas prenda…
Un repertorio como el que nosotros llevamos con la Pasión de Linares, que a la ida suele ser clásico, porque la luz del día te pide más clásico, más Alma de Dios por decirlo de alguna forma y a la vuelta el repertorio cambia mucho, es todo propio, todo. Y eso hace que al final el repertorio sea muy de vuelta. Mira, a nosotros nos dicen raros porque nos gustan este tipo de marchas y rara va a ser, porque si somos raros, la marcha tiene que ser de nuestro palo. Es una marcha que tiene de todo, muchos matices de bajos, las trompetas, tiene un solo espectacular, pero claro, esto es como todo, habrá gente que le guste y gente a la que no. A nosotros nos gusta mucho.

El estreno, supongo, no tendrá lugar en Almería. ¿A ti te gustaría o prefieres que sea cuanto antes para que la banda lo toque lo máximo posible y que la marcha llegue al Miércoles Santo más que rodada?
Eso es como todo. A mí me gustaría que la banda estrenase la marcha en Almería, de donde es el Prendimiento, pero hay que tener en cuenta muchos factores. Además, nosotros hemos pagado una marcha, pero no pagamos la exclusividad. Está claro que cuanto antes se estrene, mejor, porque la banda más la toca. Cuando escuchamos la marcha el otro día, en el ensayo de la banda, la escuchamos en proceso de montaje. No es como esas marchas que la banda lleva años tocando, en las que la gente sabe muy bien dónde entrar o dónde no. Con Al Señor del Prendimiento no sé si llevaban seis o siete ensayos. Entonces, cuanto antes la estrene la banda, más la va a tocar. Y, como te decía antes, la marcha es para nosotros, pero también para la Pasión de Linares. Si se la piden en Ciudad Real la tienen que tocar, o si se la piden en Córdoba o en Linares. No podemos pretender decirle: «oye, haznos la marcha, pon a 100 personas de acuerdo para que se la aprendan, pero sólo la puedes tocar del Miércoles para adelante».

López Gándara, el autor, tiene una trayectoria fácilmente reconocible, tiene un estilo muy marcado pero a la vez posee tantísimos conocimientos y recursos que es capaz de crear algo de una riqueza tremenda. Para que los que no la hemos escuchado aún nos podamos hacer una idea de por dónde puede ir, ¿con qué línea de marchas crees que entronca?
Al final es estilo Gándara. Nosotros hemos hablado del tema, mucho, todos estos meses y al final el estilo Gándara es el que es. Y tú escuchas la marcha que le hizo Gándara la semana pasada, por ejemplo, al Despojado de Granada, que se llama Preludio y tiene un sabor que es de Gándara. Igual que Volver a la vida, igual que Ante Anás el hijo de Dios o que Ante Caifás… Va también en esa línea de estilo Gándara, de fuerza, pero sutileza. Es que es difícil de expresar: al final es una marcha de la Pasión con Gándara. De ahí puede salir una obra maestra como Volver a la vida, de ese estilo.

Y tú que eres un gran entendido de música, miembro de la cuadrilla y un grandísimo conocedor de la banda, una pista: ¿la marcha te pide muchos cambios, la marcha es para trabajarla andando, para trabajarla andando de largo, costeros, o qué? Pues mira, eso es un tema difícil de decir. Estos años atrás he estado formando parte del equipo que mandamos los cambios en el Prendimiento y hay marchas que nos ha pedido cambios. Por ejemplo este año en Lope de Vega con El sumo sacerdote no hemos hecho cambios, sólo costero. Todo el rato costero. Y la volvió a tocar otra vez la banda en otro punto del recorrido, que creo que fue en la calle Real, bajando, y lo hicimos andando. Y Volver a la vida la hicimos a la ida andando y a la vuelta la mandé yo con cambios. En todas las marchas cabe de todo. Sólo tienes que saberlas, sabértela bien, comprenderla y tener gusto. Gusto, porque no es lo mismo una calle como Lope de Vega que como la calle Real. No es lo mismo mandar Volver a la vida en la calle Real que en la Ronda del Beato Diego Ventaja. Eso es como todo. A todas las marchas le caben todo tipo de cambios si sabes hacerlos y con mesura. El Prendimiento no es una cuadrilla de cambios excesivos, sino de pinceladas. Y con las pinceladas o de largo o con costero toda la marcha se andará en el Prendimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario