domingo, 29 de septiembre de 2013

'El modelo iconográfico original de las Angustias no es el de una Piedad, y a mí me gustaría salvar su significado primitivo: de pie, mostrando el sacrificio de su hijo sobre un altar’



Hermano desde niño de las Angustias, llega a hermano mayor tras unas elecciones a las que ha concurrido con el respaldo de los hermanos de su corporación y su familia. Conocedor profundo de la realidad de las cofradías y amante de la Semana Santa afronta en este mandato que ahora comienza el reto de mantener el legado centenario que hereda.

¿Asusta con tu juventud llegar a ‘presidir’ una hermandad centenaria?
Al principio tenía mis serias dudas pero contar con el apoyo y la confianza de la actual junta de gobierno y demás hermanos y, sobre todo, de mi familia me ha hecho recapacitar y tirar para adelante con mucha ilusión en esta nueva etapa de mi vida. Estoy muy orgulloso de ello.

Se hizo una importantísima labor investigadora por el centenario de la hermandad pero la grave situación económica ha impedido hasta la fecha su correcta divulgación en forma de libro que recoja la historia de la hermandad. ¿Está entre los proyectos de tu junta la edición y publicación del mismo?
Desconozco las circunstancias por las que no se ha finalizado a la fecha pero sí creo que debería estar ya más que editado y publicado. Ten por seguro que más tarde o más temprano se hará. No se cumplen siempre 100 años y la ocasión merece el esfuerzo.

¿Cuáles son las carencias más acuciantes que percibes en la hermandad y en cuáles te vas a centrar?
En todos los años que llevo en la hermandad he sido testigo de cómo se ha ido creciendo como cofradía a pasos agigantados, de lo cual me siento muy orgulloso y además participe. No quiero decir con esto que aún no nos quede mucho por crecer. En este sentido pienso que nunca debemos conformarnos con lo logrado hasta ahora sino ser más ambiciosos y seguir creciendo. Pero debo decir que no tengo la misma percepción en cuanto al concepto de hermandad propiamente dicho. Por ello, uno de mis metas principales es la de crecer como hermandad, afianzando de esta forma nuestra fe en Cristo y María.

¿Piensas darle una 'solución’ al aparente problema de interinidad que supone la salida de la cofradía desde la Compañía de María?
Es algo que nunca me he planteado ni me voy a plantear. Hoy por hoy la hermandad se encuentra muy a gusto en su sede, en la casa de sus sagrados titulares y, en cualquier caso, creo que primero habría que preguntarle a Ellos (risas), ¿no? Está claro que a cualquier hermandad le gusta salir desde su sede pero ya se sabe cual es nuestro problema. En cuanto a la interinidad que supone la sa-lida de la cofradía desde la Compañía de María hoy en día no es para nada un problema, todo lo contrario. Al igual que en su sede, la hermandad se encuentra muy a gusto en la Compañía de María. Desde que se planteo la posibilidad de salir desde allí nos abrieron los brazos y teniendo en cuenta los lazos que cada vez nos unen más, dudo mucho que al-gún día pudieran cerrárnoslos.

¿Cómo ves el Jueves Santo? El día que el Rosario del Mar salga en Semana Santa tiene recogido en sus Reglas que lo hará en esa jornada. ¿Tienen cabida más cofradías ese día?
Personalmente, no lo veo. Tampoco soy quién para opinar qué día podrían o deberían salir. Este tema no me compete. El Jueves Santo por supuesto que tienen cabida más cofradías en la calle, pero también pienso que las que se incorporen deberán adaptarse a los horarios e itinerarios de las cofradías que vienen haciéndolo ya ese día.

Hay hermanos que sostienen que ya que la cofradía sale de una iglesia en la que no se celebran oficios la hermandad podría plantearse estudiar cambiar la hora de salida, pasar a ser la primera y recogerse también antes. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
El que piense eso está totalmente equivocado. La hermandad tiene una sede canónica en la que, aunque por cuestiones de espacio no salga desde ella, se celebran oficios y los hermanos somos partícipes de ellos. La cofradía de las Angustias seguirá saliendo a la calle a la misma hora que lo viene haciendo durante los últimos años y, por supuesto, siempre después de la celebración de los oficios de su parroquia.

Respecto a la iconografía de la Virgen ha quedado demostrado que es una imagen que va de pie ante el altar en el que se representa el sacrificio de la muerte de su Hijo y no una Piedad como mucha gente piensa. De hecho la hermandad decide representarlo así en muchas ocasiones. No obstante, en otras se sigue empleando esa especie de candelero con el que la imagen simula estar sentada ¿Esto va a continuar siendo así o se piensa fijar el modelo iconográfico en el que aparece de pie como fue concebida originalmente la talla?
Hay que tener en cuenta lo que representa cada modelo iconográfico. El de la piedad, por ejemplo, es un misterio de Cristo que representa el momento en el que es descendido de la cruz y puesto en los brazos de su madre. Por el contrario las Angustias es un grupo escultórico de naturaleza mariana en el que aparece la Virgen María de pie, mostrando el sacrificio de su hijo, que es representado por la imagen de Jesús yacente sobre un altar. Nuestra imagen de las Angustias fue creada así, como la de Granada. Quizá a lo largo de los años se ha ido tergiversando su significado por modas estéticas y por su similitud con la piedad pero, personalmente, me gustaría salvar su significado primitivo. No obstante, habrá de ser la hermandad la que decida si una cosa u otra pero, desde luego, no la mezcla actual que, al fin y al cabo, no es nada.

¿Participaría la hermandad de las Angustias en la exposición que se baraja celebrar en la Catedral por el Año de la Fe?
Es un tema que vamos a debatir en un cabildo de oficiales el próximo lunes, 2 de septiembre. En principio son muchos los inconvenientes con los que se encuentra la hermandad por distintos motivos. Principalmente en cuestiones de infraestructura. Así mismo, para nosotros es fundamental la opinión de nuestro director espiritual así que podré dar más información después de ese cabildo, antes no, lo siento.

Juan José Uroz en su toma de posesión como hermano mayor de las Angustias. Fotografía de Javier Tortosa.