lunes, 3 de noviembre de 2008

¿Cuestión de incompatibilidad o de coherencia?

En La bitácora de Fernando Gimánez se pone sobre la mesa un tema de actualidad bajo el título 'Algunos hacen la vista gorda'. Reproducimos íntegro:

Los cristianos socialistas de Almería tienen un blog que da pena por los disparates que acoge, y entre ellos, el siguiente:

“Nuestro grupo es un grupo de trabajo, motivado por ayudar a quien lo necesita. Nuestra perspectiva no converge con las perspectivas eclesiasticas tradicionales, cuando estas se entienden enmarcadas dentro de la leviatanica Iglesia de Roma. Si es cierto que, como cristianos que somos, a muchos de los que componemos el grupo nos agrada y satisface escuchar las homilias que la Iglesia Cristiana ofrece. Aunque el motivo por el que acudamos, a veces, sea muy diferente del que mueve al resto de gente que alli se encuentra”.
No sé quien lo ha escrito. Tampoco me importa nada. Sea quien sea no aprendió a colocar las tildes correspondientes a cada palabra. No obstante, me considero insultado en tanto que se demuestra en ese párrafo trascrito un anticlericalismo y un afán contra la Iglesia Católica que no debe ser tolerado y que vulnera un mínimo de respeto por las creencias de la gente. Los socialistas son así.

Es un insignificante grupo, lo sé. Sólo hay que ver las fotos para darse cuenta que van muy pocos a sus reuniones, a pesar de que después dan un bocadillo, famosa técnica de los socialistas para llenar sus convocatorias.

Lo penoso es que el presidente de este grupo anticristiano está en la junta directiva de la Agrupación de Hermandades y Cofradías. El Vicario Episcopal, que comparte directiva, ha estado haciendo la vista gorda durante los dos años que lleva el sujeto en cuestión como presidente de un grupo que atenta contra las enseñanzas de la Iglesia y la fe del pueblo.

No tengo nada en contra de este hombre. Está en su derecho de presidir el grupo que quiera. El problema viene cuando se comparten cargos que son incompatibles. Es como si a Santiago Carrillo mañana le hacen Hermano Mayor de la Macarena, o si a Zapatero le hacen secretario de la Conferencia Episcopal. Sería, como es el caso que tratamos, un enorme despropósito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario