domingo, 14 de septiembre de 2008

Fe y Caridad vuelve a "sus" tres conventos con cinco lustros

La Hermandad de la Cena ha vuelto a visitar la Catedral y los tres conventos de clausura en la salida extraordinaria que ha protagonizado la Virgen de Fe y Caridad para celebrar los veinticinco años de la corporación. A las ocho y media de la tarde salía de San Pedro el cortejo que regresaba casi cuatro horas después; precedida por representaciones de numerosas hermandades invitadas así como hermanos con cirio y acompañada por la banda de Sorbas, la Dolorosa que tallara Álvarez-Duarte ha recorrido en su paso de palio practicamente el itinerario antiguo que seguía la cofradía hasta la Carrera oficial cada Domingo de Ramos. Debajo, las dos cuadrillas de la Hermandad que se han repartido el trabajo.

Con un repertorio cuidado, la Hermandad ha tenido detalles como la inclusión de marchas eucarísticas al visitar cada uno de los conventos que habitualmente visita en la tarde del Domingo de Ramos; así han sonado, entre otras, Corpus Christi y Cordero de Dios, en dos destacadas interpretaciones por las que el propio Ricardo Martí, director de la formación sorbeña ha sido felicitado por diferentes personas presentes. El resto del repertorio, elegante y clásico, lo han formado marchas de corte macareno como Coronación de Braña, Pasa la Macarena de Gámez o la de Pedro Morales, piezas de Pantión como Guadalupe, de Marvizón como Coronación, Candelaria o Azul y plata, de José de la Vega como Triana, tu Esperanza (otra rotunda interpretación), Virgen de las Aguas, de la Paz, La estrella sublime, Virgen de los Reyes, así como una marcha que en los últimos años ha gustado al mundo cofrade como es Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono, la adaptación de la canción A veces de Francisco Herrera.

Bouquets de nardos a cargo de Paco Valdivia e incienso del cuerpo de acólitos que precedía al paso han aportado la nota olorosa del paso de este paso de palio por las calles de Almería la plácida noche de septiembre que el Cabildo ha abierto las puertas del primer templo de la diócesis para saludar a todos los hermanos de la Cena en la figura de su Madre que, de estreno, presentaba la caída delantera bordada por Genoveva Rodríguez. Ahora, por delante, todo un año de actividades para conmemorar este aniversario; conferencias, coloquios, conciertos, un pregón... Veinticinco años, cinco lustros cuyos fastos acaba de aperturar María Santísima de Fe y Caridad esta noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario