domingo, 25 de mayo de 2008

Custodias procesionales en España

Juan de Arfe en su libro De Varia Conmesuración (libro cuarto, 1587) llama "custodia portátil" al recipiente utilizado durante la misa y "custodia de asiento" la que es llevada en procesión. El origen de esta última es la portátil con pie que, poco a poco, fue aumentando de tamaño hasta ser demasiado grande para su uso durante la misa, aunque todavía estaba provista de un pie. Las custodias portátiles de tamaño grande ya existieron en el siglo XIV según se puede apreciar en dibujos y cuadros. (...)

La importancia de estas custodias se debe a que de ellas surgieron las "custodias de asiento". Una vez que su función es exclusivamente la de ser llevada en procesión, y que por lo tanto desaparece la de "elevación" en la misa, el pie y su soporte pueden omitirse, y en su lugar la parte superior se convierte en una impresionante torre. Dentro de esta torre se coloca la custodia portátil, más pequeña, con el Santísimo Sacramento. En ciertos casos se encuentran todavía en esta época custodias para procesiones con la misma forma que las portátiles.

Es evidente que no todas las pequeñas poblaciones de España tenían la posibilidad económica de hacerse con una custodia de asiento, y en estos casos las portátiles seguían sirviendo durante las procesiones.


La historia de las Custodias

Las custodias más antiguas que se conservan: Las custodias más antiguas con forma de torre forman un grupo bien definido. Tienen planta octogonal, casi siempre tres cuerpos con ventanas o nichos en estilo gótico. (...) Todo indica que estas primeras obras, de estilo gótico, son típicas de la región noreste española, pero no hay que descartar la posibilidad de que este tipo se encontrara también en Castilla. (...) Por otra parte, estas custodias más antiguas son parecidas a otros objetos de plata hechos en España durante el siglo XV, así, el nudo de las cruces procesionales o relicarios.


Los creadores de las custodias en estilo herreriano

A finales del siglo XVI aparece en la corte un estilo que se puede considerar como una reacción contra el anterior, profusamente decorado. Sus rasgos característicos son una sencillez que se manifiesta en los pocos ornamentos y proporciones equilibradas como principal efecto estético. Su máximo exponente fue Juan de Herrera, creador de El Escorial. Se le conoce como estilo "herreriano" o "estilo Escorial".

En la platería, este estilo se distinguió por su carácter especial con unos elementos decorativos muy característicos, por ejemplo, óvalos esmaltados o cúpulas con nervios tal como se muestran en la arquitectura del Escorial. Se extiende paulatinamente desde el círculo de los plateros de la corte hacia toda Castilla. Hacia el año 1600 el estilo está ya totalmente desarrollado.

Adquirió gran importancia sobre todo en Castilla. Hay gran número de custodias portátiles que demuestran su popularidad, aunque está menos representado entre las custodias de asiento. Aquí cabe una explicación. El estilo arquitectónico de Herrera no es originalmente español. Es extremadamente sobrio y libre de todo ornamento, lo que de hecho, en la que abundan los elementos decorativos de los estilos platerescos y churriguerescos.


Los maestros de las custodias en estilo barroco

Las provincias situadas más al sur de España crearon ya un poco antes de 1650 la mayor parte de sus custodias y en lo sucesivo esta manifestación artística se hace más evidente. Todas las custodias barrocas tienen ciertos rasgos comunes, como la rica decoración que desfigura la estructura arquitectónica, el tamaño de las custodias y el frecuente uso de columnas en espiral llamadas salomónicas. Estas son características comunes a todas ellas, y por lo tanto no es una especialidad sevillana o cordobesa. (...)


Córdoba y las custodias del siglo XVIII

En líneas generales puede decirse que el siglo XVII supuso un retroceso para el arte de la platería española. Esto es en gran medida también extensible en cuanto a la creación de las custodias. Sin embargo Córdoba es curiosamente en este aspecto una excepción, porque la ciudad pasó por un período económicamente difícil. Entre los años 1723 y 1756 hubo en Córdoba 29 plateros que realizaron sus trabajos de maestría. Dos tercios de ellos crearon sus obras en forma de esculturas de plata, ... Podríamos pensar que entre ellos se encontrarían maestros capaces de crear custodias con una rica decoración de esculturas. En realidad sólo unos pocos recibieron con el tiempo los grandes encargos de las custodias. (...)


La arquitectura de las custodias en forma de torre

Las custodias del siglo XV tienen ocho o seis lados. Hemos mencionado anteriormente que el origen de este tipo de construcción debe buscarse en el cuerpo superior de las custodias góticas con forma de torre. Vista desde esta perspectiva resulta natural la arquitectura con ocho o seis lados pero, a través de las obras pictóricas, sabemos que en países de fuera de España había custodias con cuatro lados.

A principios del siglo XVI el arte de las custodias recibió un nuevo impulso cuando Enrique de Arfe llegó de Alemania. En esta producción vemos cómo se llevó a cabo la modalidad de los seis lados también hechos por otros artistas. (...) Las custodias en forma de torre eran relativamente raras durante el período gótico. Con el Renacimiento, ..., el número de custodias aumenta sensiblemente. En realidad es solamente después de 1520 cuando la producción se hace tan grande que es posible diferenciar claramente los distintos tipos entre ellos.

Un detalle interesante en este nuevo desarrollo es ver cómo aparecen las formas cuadradas. Las de seis lados no desaparecen pero las cuadradas se hacen más comunes. En líneas generales se puede decir que las custodias más pequeñas se hacen en forma cuadrada, mientras que las mayores, ..., se hacen con seis lados. Pero hay muchas excepciones a esta regla. El esquema renacentista para la planta básica también se utiliza en el estilo más tardío llamado "estilo Herrera". Aquí tenemos una mayoría de custodias con planta cuadrada pero también las hay con seis lados. En este estilo hay menos salientes en las esquinas.

Entre ellas hay custodias con una escalera en cada lado , especialidad de Toledo. (...)

Con el estilo barroco desaparece la planta sencilla del estilo anterior. Se mantienen la planta cuadrada pero los salientes son cada vez más complicados. Sin embargo el cambio de estilo se nota más en los cuerpos superiores que en la base.

El estilo rococó ... tiene, naturalmente, las líneas ondulantes de este estilo. Con el neoclasicismo, que aparece en la década del 1780, encontramos aún ejemplos con alguna influencia de las líneas del rococó, ..., pero al principio del siglo XIX volvemos a encontrar formas rectilíneas.

Ya con anterioridad a la creación de las primeras custodias existían relicarios en forma de torre que han podido tener influencia en el subsiguiente diseño de las custodias.


La escultura en las custodias

Las esculturas son parte esencial de la decoración de las custodias tanto en lo que se refiere a su valor artístico como a su contenido.(...) En las custodias del siglo XV la decoración escultórica tiene escasa importancia. (...) La ornamentación con esculturas adquiere su verdadera importancia sólo con los trabajos de Enrique de Arfe y tiene, sin duda, su origen en los estudios de este artista en el ambiente germano-neerlandés donde la combinación escultura-arquitectura es muy común en la platería. (...)


Decoración de relieves

Cuando se habla de la decoración de custodias, referirse primeramente a la realizada con esculturas resulta natural porque pocas obras carecen de ellas. La combinación escultura-arquitectura es tan consecuente dentro del arte gótico que es el estilo donde se formalizan los principios básicos de las custodias.

Las escenas en relieve, sin embargo, son bastante escasas debido a varias causas:

1. La tradición gótica no prevé un lugar para relieves dentro de los muchos detalles esculturales.

2. Incluso mucho más tarde, cuando esta tradición gótica hubo desaparecido, había poco sitio dentro de las delicadas construcciones de las custodias para relieves; cuando aparecen es casi siempre en la peana y a veces en el friso del cuerpo superior.

3. Sólo escasos plateros realizaron este trabajo de relieve. Parece como si el arte de su realización y composición estuviera limitado a unos pocos de entre ellos.


La iconografía de las custodias españolas

La custodia de asiento se crea para ser llevada en la procesión del Corpus Christi. Por ello resulta natural que el significado de las esculturas y la leyenda de los relieves que la adornan estén en primer lugar relacionados con la vida de Jesucristo y, sobre todo, con la Eucaristía. (...) Hay también escenas que indirectamente se refieren a la Eucaristía. Entre ellas se incluyen muchos episodios del Antiguo Testamento que de alguna manera están relacionados con la Ultima Cena y con frecuencia se representan en las custodias.

Asimismo, otros muchos motivos pueden ser incluidos en el mundo de imágenes de una custodia como por ejemplo el Santo patrón de una ciudad o de una iglesia y representaciones alegóricas incorporadas al mundo cristiano. (...)


Los "viriles" dentro de las custodias procesionales

Si se excluyen las custodias cerradas del siglo XV, de construcción distinta, cada custodia lleva otra pequeña portátil, colocada en el primero o segundo cuerpo. Dentro de este viril se sitúa la Sagrada Forma de manera que esté claramente visible. Desde el punto de vista de contenido ésta es la parte central del conjunto.

Desde el punto de vista artístico el caso es distinto. Puesto que la segunda pequeña custodia es una pieza suelta que sirve también durante la misa y únicamente se coloca en la custodia grande para la procesión, no es, en la mayoría de los casos, una pieza hecha al mismo tiempo que la obra principal, sino una creada para uso litúrgico. Muchas veces son de fechas más recientes y de mucho menor interés artístico. La mayoría son del tipo de "disco" con filo exterior dentado. Otros son discos redondos de rayos, un tipo que se hizo popular durante el barroco. Suelen tener un soporte trabajado, muchas veces con forma abalaustrada y pie redondo o con forma de estrella, siendo estos tipos los más comunes desde el siglo XV en adelante. El tamaño es pequeño para que tuvieran sitio dentro de la custodia grande.

La custodia portátil se coloca con preferencia en el cuerpo inferior que a su vez es el de mayor altura. Cuando el lugar elegido es el segundo cuerpo esto se debe a que así es más visible para el público.


Custodias procesionales en España
Carl Hernmarck
Ministerio de Cultura. Madrid, 1987
Enlace

No hay comentarios:

Publicar un comentario