sábado, 15 de marzo de 2008

Un buen programa de radio











Nunca olvidaré aquella Nochevieja en la que la Tía Bea me despertó para ver llegar 1944. Nunca he olvidado a todas aquellas personas y las voces que oíamos por la radio, aunque la verdad es que con cada Nochevieja, esas voces parecen desvanecerse cada vez más.
(de la película Días de Radio de
Woody Allen, 1987)



Hoy me convierto en crítico radiofónico por un rato para hablar de un programa cofrade que, sin embargo, es un buen programa. PASIÓN, de Canal Sur Radio es una raya en el agua porque el tratamiento que los medios audiovisuales tradicionales suelen dar a nuestra Semana Santa hace tiempo que ha quedado desfasado. Por suerte, en Almería llevamos unos cuantos años de despegue cofrade, pero esta evolución no se observaba ni en radio ni en televisión, que se limitan a hacer lo mismo de todos los años: reunirse alrededor de una mesa y hablar, hablar, hablar.

Entiendo que esta crítica es injusta con quien tiene buenas ideas pero falta de medios, y tiene que dedicarse a rellenar lo mejor posible los minutos en antena. Pero algunos ejemplos recientes nos indican que con un poco de imaginación, todo puede salir mejor.

El programa PASIÓN es ahora deudor de la línea marcada por su anterior conductor, Antonio Salmerón. Antonio, con su carácter amable y muy abierto, siempre trataba de innovar, acercando los micrófonos a todos los rincones cofrades, buscando matices y detalles. También cuidaba mucho la música procesional que daba ambiente al programa, escogiendo piezas de calidad. Y poco a poco, fue abriendo el programa a la gente joven.

Una de las personas que más colaboró con él fue José Ramón Suárez, actual conductor de PASIÓN. Y parece que trata de seguir esa línea de innovación marcada por Antonio. Escoltado por Isaac Vilches y José María Martínez en el estudio, y Mari Carmen Rodríguez Torralbo en la calle, además de otros colaboradores ocasionales, como José Antonio Peralta o Isa Fernández, José Ramón capitanea un equipo joven que ha aportado ilusión a esta nueva etapa del programa cofrade de Canal Sur radio en Almería.

Aun sabiendo que las comparaciones son odiosas, la referencia a este programa es incompleta si no se analizan los diferentes estilos del antiguo presentador y del actual. Antonio Salmerón es una persona tranquila y juiciosa e imprimía un carácter muy sosegado al ritmo del programa. Era quizá un ritmo adecuado para su hora de emisión -de 10 a 11 de la noche- pero dependía mucho de que el contenido fuera interesante para que no se le viniera abajo. Además, el contenido en cada programa era único, en ocasiones monográfico. A pesar de ello, soy consciente de los esfuerzos de Antonio para no pasarse una hora completa hablando sólo él, de tal manera que implicó a varias personas para que diferentes voces tuvieran protagonismo. Si bien, un cuidadoso respeto por la calidad del sonido, le hacía rehuir siempre que podía de las conexiones telefónicas, restando así en ocasiones la inmediatez que la propia Cuaresma exige, porque no todo el mundo podía estar en el estudio cuando se le necesitaba.

El estilo del nuevo equipo es exactamente en eso en lo que más contrasta. El programa es ahora más dinámico. Empieza con un sumario con frases cortas, a golpe de llamador (en claro homenaje al buque insignia de los programas cofrades, El Llamador de Sevilla) que anticipa lo que va a ser el contenido del programa y da un claro impulso para que el oyente esté atento.

Dos o tres temas de actualidad centran el núcleo del programa: conciertos, carteles, estrenos, cultos y demás noticias propias de la Cuaresma. Siendo la música –no sólo para ser escuchada, sino para hablar sobre ella- protagonista indiscutible. Generalmente estos temas se tratan con los propios protagonistas, bien en directo en el estudio o a través del teléfono, bien en piezas grabadas. Pero también los colaboradores presentes en el estudio prestan sus opiniones. Aquí es donde José Ramón corre el peligro de irse por los cerros de Úbeda. Los que lo conocemos personalmente sabemos que su inclinación natural de “tertuliador” – no en vano, su apodo internauta es TERTVLIO- es ir saltando de tema en tema y alargar la conversación hasta que el cuerpo aguante. Por eso, encorsetado entre los minutos del programa, pierde algo de chispa. De todas formas, sigue utilizando técnicas de buen conversador interpelando a los demás e incluso proyectando en ellos sus propias opiniones.

Hacia la mitad del tiempo del programa, PASIÓN sale a la calle. En una gran labor de Mari Carmen Rodríguez Torralbo, estas semanas nos hemos acercado a ver cómo viven la Semana Santa niños de 4 a 6 años y personas de un centro de mayores. También estuvo pulsando opiniones en la cola del besapiés del Cautivo, entre otras entrevistas. Se agradece también esa cercanía que Mari Carmen imprime a los reportajes, reflejo de su propia forma de ser. A medida que la Cuaresma avanzó, se hizo aún más necesario salir a la calle, así que se multiplicaron los colaboradores. Destaca en este apartado, el último programa, el del Viernes de Dolores, que comenzó con una especie de “ronda informativa” de los diferentes Via-Crucis que se estaban celebrando en la capital.

Una parte importante del programa es la lectura de las opiniones que se dejan en el blog EL ORDEN DEL DÍA, donde cada semana se plantea una pregunta en la sección EL CABILDO. Los primeros días resultó ser la parte más enrevesada del programa, porque leer opiniones escritas por otros suele ser difícil. En cualquier caso, son cuestiones que dan pie a la tertulia y hay que destacar que por fin un medio de comunicación tradicional se aleja del estereotipo almibarado “todos somos muy buenos y nos llevamos muy bien, aunque por detrás pongamos verde a todo el mundo”. No estoy haciendo apología de la injuria en antena, ni mucho menos, entiendo que las opiniones se deben aportar con respeto, pero de ahí a la falsa amabilidad que se destila en muchas tertulias, va un mundo.

Ese soplo de aire fresco se ha conseguido vinculando el programa a las nuevas tecnologías, pero sobre todo con las ideas nuevas que aportan los integrantes de la Tertulia Cofrade Venga de frente, que componen el nuevo equipo del programa. A estas alturas ya ha quedado clara mi buena opinión sobre ellos, pero aplaudo la decisión de los responsables de Canal Sur de dar a estas personas el espacio que se merecen. Llevan muchos años emprendiendo proyectos y aportando valor a todo lo que rodea a la Semana Santa. Ya era hora de que sus voces tuvieran los micrófonos adecuados.

Todo ello, aderezado con la habitual variedad de cortinillas y la cuidadosa selección de la música, hacen de PASIÓN de Canal Sur un buen programa de radio.

Esteban Giménez Sicilia

4 comentarios:

  1. Un programa bastante bueno y dinámico, no daba tiempo al despiste. Muy currado de principio a fin,con reportajes muy cercanos y con un ambiente muy familiar y abierto. El comienzo fue duro, si, se notaron los nervios del principiante y algunas cosas se les escapaban de las manos. Posteriomente se fueron soltando muchísimo, parecian que no estaban presentando un programa de radio, sino que estaban en una tertulia cofrade que se dan en muchos puntos de Almería, dando una opinión de forma sincera su forma de pensar y enterder cada contertulio la Semana Santa.Queda mucho por mejorar,y eso lo saben muy bien los propios encargados de realizar el programa, pero sin dada alguna han dado en el clavo en la forma de estructurar cada sección.L os programas se me hacian cortos, me daba la sensación que duraban 10 minutos, y eso es una buena señal, no daba tiempo al aburrimiento, a pensar otras cosas ajenas a los que escuchabas en la radio.

    Pd: Enhorabuena por todo vuestro trabajo para la Semana Santa de Almería. Se agradece.

    ResponderEliminar
  2. esteban giménez sicilia29 de marzo de 2008, 10:17

    ¿Creéis que fueron poco críticos? Algún comentario negativo he oído porque no repartieron palos y parece ser que hay quien espera eso de ellos.

    A ver si movemos esto de los comentarios. Daré mi opinión sobre esto más adelante.

    ResponderEliminar
  3. un programa necesario

    ResponderEliminar
  4. Parece que el personal se está recuperando todavía de la Semana Santa, ya que noto poquitas ganas de teclear el ordenador jajajaja.

    Yo si creo que fueron críticos, pero una cosa es la crítica que se hace en un medio público (Crítica políticamente correcta), y otra es la crítica que haces en sitios "privados" o de confianza(menos correcta y sin tapujos jajaja).

    Un saludo y enhorabuena por tu blog.

    Pd: A ver si escribes mas jajaja

    ResponderEliminar