domingo, 18 de noviembre de 2007

Titulares del Gran Poder

Nuestro Padre Jesús del Gran Poder

Autor: José Antonio Navarro Arteaga, en 1996.
Material: Madera de cedro Real policromada.
Pasaje evangélico: "Tomaron, pues, a Jesús, que, llevando su cruz, salió al sitio llamado Calvario, que en hebreo se dice Gólgota" (Jn 19, 16-17).
Análisis artístico: Réplica fiel de su famoso homónimo sevillano, tanto en su decidido caminar, con amplia zancada, como en la abatida composición, no exenta de serenidad. Cristo aparece erguido y solo, con la cruz a cuestas. La imagen inclina la cabeza hacia la derecha y dirige la mirada hacia el suelo. La corona de espinas ha sido labrada en el mismo bloque craneal, terminando en cabeza de serpiente y perforando una espina la ceja izquierda y otra la oreja del mismo lado. Cabellera y barba aparecen partidas a dos aguas y modeladas mediante ensortijados bucles que, a pesar de su proyección hacia delante, dejan despejados el rostro y la oreja izquierda del Varón, cayendo un grueso y apelmazado mechón por el hombro derecho. Los ojos y las pestañas se hallan pintados en la madera, la nariz acusa el tipo semítico y la boca, entreabierta, permite ver los dientes superiores tallados. Las manos abrazan delicadamente el travesaño del madero. La efigie, de brazos articulados, aparece revestida con túnica de terciopelo morado y orlada con potencias de plata dorada. El madero es de sección cilíndrica y arbórea.



Nuestra Señora del Mayor Dolor y Traspaso

Autor: David Valenciano Larios.
Cronología: 2004-05.
Material: Madera de cedro policromada. Imagen de candelero para vestir.
Análisis artístico: Representa a la Virgen acompañada por San Juan en la Calle de la Amargura. La Dolorosa inclina la cabeza hacia la izquierda y dirige la mirada hacia el suelo y al lado izquierdo, en señal de diálogo con el Discípulo Amado. Su semblante, de lívidas carnaciones, delata la extenuación que sufre por la angustia. Los ojos son de cristal y las pestañas, de pelo natural las superiores y pinceladas las del párpado inferior, con los párpados vencidos y enrojecidos por el llanto. La nariz es larga y afilada, con el hoyito bajo muy señalado, y la boca, abierta, presenta en su interior la lengua y la dentadura talladas. La incipiente papada deja paso a un cuello muy crispado por los sollozos. El simulacro lleva cinco lágrimas de cristal, tres en la mejilla izquierda y dos en la derecha. Las manos aparecen también muy crispadas, con las palmas extendidas, portando un pañuelo en la derecha y un rosario en la izquierda. Se exorna con corona, cincelada en plata dorada.
Figuras secundarias: San Juan Evangelista, obra también del onubense David Valenciano Larios (2004-05).

Fuente: LaHornacina.com
Fotografías: Fernando Salas

No hay comentarios:

Publicar un comentario