domingo, 18 de noviembre de 2007

Titulares del Entierro

Cristo Yacente

Autor: Nicolás Prados López.
Cronología: 1945.
Material: Madera policromada.
Pasaje evangélico: "Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús y lo amortajaron con lienzos y aromas, según acostumbran los judíos enterrar" (Jn, 19, 40).
Análisis artístico: Cristo yace sobre una sábana tras ser descendido del madero. La cabeza del Varón aparece reclinada sobre un almohadón de tejido natural y levemente ladeada hacia la derecha. Cabello y barba han sido delicadamente trabajados por el autor, con un modelado suave, a la vez que detallista, integrándose en los modelos del barroco granadino. Carece de potencias y corona de espinas. La expresión del rostro delata la serenidad alcanzada con la muerte, con los ojos semicerrados y pintados en la madera, la nariz recta y los labios entreabiertos, dejando ver la lengua y los dientes superiores tallados, manando finos hilos de sangre de sus comisuras. Los brazos aparecen alineados con el cuerpo y las manos, abiertas, con los dedos ligeramente contraídos. El perizoma, a modo de lienzo escueto, cubre la desnudez de Jesús. Las piernas, algo flexionadas, conservan cierta rigidez de la postura de Jesús en la cruz. Las pálidas carnaciones ofrecen fuertes livideces en zonas como los párpados.


Nuestra Señora de los Dolores
Autor: Nicolás Prados López.
Cronología: 1945.
Material: Madera de pino policromada. Imagen de candelero para vestir.
Restauraciones: Fernando del Toro Plaza (2000).
Análisis artístico: Al igual que la hechura cristífera, la imagen se halla concebida bajo los postulados serenos e idealizados del clasicismo. El escultor eleva exageradamente las cejas, frunce el ceño y subraya la curvatura hacia abajo de las comisuras de los labios para reflejar el dolor de María, que aparece sola y callada tras la Crucifixión de Cristo, portando la corona de espinas entre ambas manos. El afligido semblante muestra los párpados abultados, ojos de cristal, perfil clásico, barbilla pequeña y tres lágrimas de cristal que surcan las mejillas de la Virgen, dos por el lado izquierdo y una por el derecho. El ancho cuello, de sección tubular, presenta un modelado suave en su parte inferior. Al ser una imagen de bastidor, presenta un candelero interno de forma cónica y base ovalada que se acopla al busto y sirve de sustento a la escultura. Se exorna con corona cincelada en plata dorada.

Fuente: LaHornacina.com
Fotografías: Guillermo Méndez

No hay comentarios:

Publicar un comentario